¿Cómo superar la depresión y la ansiedad sin medicamentos?

Reseñas y frases de libros reflexivos

¿Cómo superar la depresión y la ansiedad sin medicamentos?

diciembre 18, 2018 Salud Mental 0

Dicen que las situaciones extremas o fuera de lo común, habla mucho sobre alguien porque representa un desafío inesperado y si esa persona logra como superar la depresión y la ansiedad sin medicamentos, conocerá más de sí misma.

El problema en las situaciones extremas es que causan estrés. Son detonantes que ponen de cabeza la vida de una persona; ya que no todos reaccionamos de la misma forma ante ello y puede generar sensaciones nada bienvenidas.

Definición:

Incertidumbre, preocupación, desasosiego e inquietud. Cuatro palabras que definen la palabra ansiedad.

Como dice Tamar E. Chansky en su libro Liberando la ansiedad: es la primera reacción de un sistema sensitivo que está conectado para mantenernos alertas de peligro y protegernos de algún daño.

Siempre he creído que el ser humano tiene más capacidades de las que piensa y que desconoce de las muchas oportunidades que hay afuera. Sin embargo, la mente tiene mucho poder. Es una especie de GPS que te guía más allá si está bien programada. Pero si no lo está, en el peor de los casos, será el más siniestro de los verdugos.

Si has sufrido de episodios de ansiedad o depresión, conoces la batalla interna e idílica que alguien atraviesa. Es como luchar contra la corriente o caminar en círculos sin poder avanzar. Es abrumador porque son muchos pensamientos que no te llevan a ninguna parte, excepto a sentirte y comportarte ansiosa y/o depresivamente.

¿Cómo superar la depresión y la ansiedad sin medicamentos?

6 Técnicas

En la psicología, existen varias técnicas y terapias para ayudar al paciente a salir de ese ciclo vicioso de pensamientos, sentimientos y comportamientos, y reemplazarlos por unos que lo lleven a la mejoría emocional, física y mental.

1. La regla de 3-3-3

Esta regla consiste en identificar 3 objetos, nombrar 3 sonidos que escuchas y mover 3 partes del cuerpo. El objetivo es enfocar la mente en el presente y detener pensamientos repetitivos e inútiles. Esto es una de las técnicas en la Terapia Mindfullness; la cual está enfocada en vivir el presente.

2. Escribe un diario sobre lo que sientes

Normalmente, cuando se sufre de depresión o ansiedad, la mayoría de las personas piensan que superar esos momentos son fáciles. Sin embargo, la realidad es otra. No estamos programados para dejar ir las cosas. Somos seres racionales. Pensamos, sentimos y actuamos.

Siendo escritora, se la importancia de expresar un sentimiento. Yo, por mi parte, también he tenido mis momentos de ansiedad y depresión. Lo único que me ayuda a controlarlos es escribir cuando me siento abrumada y sin salida. De esa forma he podido identificar los patrones que me llevan a sentirme de esa forma. Por eso, escribe y analiza cuales podrían ser los detonantes de tu situación y encontrar la mejor solución.

3. Acepta tu ansiedad o depresión

Una de las cosas que aprendí del libro Como mejor la autoestima de Nathaniel Branden es aceptar los sentimientos. De lo contrario, solo causan más problemas. Es decir, una batalla interna que solo Dios sabe cuánto tiempo durará.

Como dice Branden en su libro, cuando nos encontramos en una situación que nos causa estrés tratamos en lo posible de no sentirnos nerviosos o ansiosos y repetimos mantras en nuestra mente como: No tengas miedo. Sin embargo, esa estrategia no funciona. Por más que le digamos a nuestra mente no tengas miedo, este lo toma como una señal de alerta y nuestro cuerpo empieza a reaccionar de acuerdo a ello. Se convierte en una paradoja de la que nos cuesta escapar.

Si aceptamos lo que sentimos y lo que somos en cualquier momento de nuestra existencia, podemos permitirnos ser conscientes de la naturaleza de nuestras elecciones y acciones, y nuestro desarrollo no se bloquea.

4. Habla contigo mismo

En la psicología existe un método llamado asociación libre, donde el cliente expresa todo lo que imagina, siente y piensa. Mientras más hable, es más probable que el psicólogo pueda llegar a la raíz del problema.

Debido a que no todo el mundo se siente cómodo con un psicoterapeuta, la mejor opción es la imaginación. Imagina que hablas con alguien en quien confías o admiras y dile todo lo que sientes. Todo lo que se te venga a la cabeza en un lugar calmado y solitario. Y si es necesario, responde de la forma que crees que ellos lo harían.

5. Identifica los pensamientos negativos

Practica en notar los pensamientos que distorsionan tu personalidad una vez por semana. Por ejemplo ‘Soy torpe’. Identifica por una semana cuales son los patrones que te llevan a pensar de esa forma y hazte estas 3 preguntas:

  1. ¿Cuál es la peor cosa que puede pasar?
  2. ¿Cuál es la mejor cosa que puede pasar?
  3. ¿Cuál es la situación más realista que puede pasar?

.

6. Analiza la efectividad de tus pensamientos

Así es. Hasta los pensamientos pueden o no ser efectivos. Por ejemplo, tienes un problema que llevas tiempo sin solución alguna y piensas demasiado sin darte cuenta si esos pensamientos te han llevado a una solución probable. Escríbelos y analiza si son útiles o no.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *