El hombre en busca del sentido reseña

Reseñas y frases de libros reflexivos

El hombre en busca del sentido reseña

abril 12, 2018 Reseñas 0

¿Puede alguien vivir y sufrir al mismo tiempo?

En mi opinión personal, la enseñanaza del libro El hombre en busca del sentido, ensayo del fundador de la logoterapia que estuvo como prisionero en un campo de concentración nazi, es muy simple pero díficil de entender.

No sé ustedes; pero muchos de nosotros hemos tenido que sufrir y aquel sufrimiento lo expresamos de formas diferentes. Algunos lloramos, otros reímos con ironía, otros incluso, lo ignoramos y otros, por más que los neguemos, se quedan clavados en el tiempo como dagas en el pecho.

¿Pero qué sucede cuando ese sufrimiento tiene razón de ser?

Mejor dicho ¿Qué sucede cuando el mismo sufrimiento les da una razón para vivir?

Un psicólogo en un campo de concentración nazi

El hombre en busca del sentido es un ensayo, escrito por el psicoterapeuta y fundador de la logoterapia, Viktor Frankl. En él, relata su propia experiencia como prisionero en un campo de concentración nazi entre 1942 y 1945. 

Tan solo escribir campo de concentración nazi, se me viene a la cabeza lo horrible que pudo haber sido la vida para ellos en esa época. Sin embargo, Frankl no se enfoca en los detalles escabrosos de una de las más grandes tragedias de la historia de la humanidad. Al contrario, él da un resumen de lo que vivió y comparte su punto de vista psicológico que, como prisionero, atravesó cuando fue sometido a tensiones físicas, psicológicas y emocionales tan extremas.

Análisis del libro El hombre en busca del sentido

Cualquiera de nosotros, mirándolo desde afuera, podríamos sentir lástima por los prisioneros ( o por aquellas personas que estén pasando por una dificultad en la vida). Sin embargo, Viktor Frankl, nos da una perspectiva diferente del sufrimiento y cómo el hombre, a pesar de las circunstancias infrahumanas y dolorosas, es capaz de sobreponerse.

En mi opinión personal, se me hace imposible pensar que no haya persona en el mundo que no haya sufrido o que no se haya visto envuelta en una situación adversa. Además que en algún momento de esa adversidad y/o sufrimiento, no se haya sentido perdida y derrotada. Y que de alguna forma, no se haya sentido sumergida en su propia prisión. Pero, incluso en momentos así, en el auge de su dolor, un hombre es capaz de ser su propio héroe o, por el contrario, el verdugo de su sufrimiento; ya que, en última instancia, es él quien decide qué actitud tomar ante las adversidades que se le presenten.

¿Qué es el sentido del hombre?

Sé que puede sonar como cliché o como esas frases desgastadas que usamos para alentar a alguien. No obstante,  estoy segura que, a pesar de la incredulidad, estamos en este mundo por un motivo. No estamos aquí porque sí o porque nuestros padres no se cuidaron o porque fuimos un famoso “accidente”. Hay una razón de ser y vivir. Y esa razón no es algo que la vida nos entrega en bandeja de plata. A veces, y citando a Frankl:

Cada hombre es interrogado por la vida y sólo puede responder a la vida, respondiendo por su propia vida. A la vida solo puede responderle, siendo responsable.

La enseñanza del libro El hombre en busca del sentido de Viktor Frankl

Él fue interrogado por la vida en el campo y él le respondió a ella, siendo responsable de su vida. No dejó llevarse por lo que ocurría fuera de él. Por lo tanto, decidió vivir porque supo que tendría sentido hacerlo para compartir su historia y ayudar a otros a encontrarle sentido a sus vidas.

Puede que  Frankl no nos planteé una definición general del sentido del hombre; ya que cambia de persona a persona y de momento a momento; pero demostró que el hombre es mucho más que el resultado de sus condiciones biológicas, sociológicas y psicológicas

Y para responder a nuestra pregunta inicial:

Sí, alguien puede vivir y sufrir al mismo tiempo. 

Una situación externa, excepcionalmente, difícil, es lo que le da al hombre la oportunidad de crecer espiritualmente, más allá de sí mismo.

Ahora para terminar, les preguntaré:

¿La vida los está interrogando?

De ser así:

¿Qué respuesta le están dando a la vida?

Tranquilos, no me respondan a mí, sino a ustedes y a su propia vida.

Adquiere el libro El hombre en busca del sentido aquí

AO

También te puede interesar:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *